11/25/2011

Estamos juntos en un mundo de solitarios



Juntos vamos los solos, a socializar con nuestros sueños y fantasías. Nos vestimos, arreglamos, dedicamos nuestro tiempo a ser imágenes a ciegos. Nuestras texturas no existen, al menos que sea por error. Ese error de juntar nuestros brazos y abrazarnos como tercerlos lo harían, denotan la frialdad de nuestros huesos con respecto a nuestra piel. Somos piedras, pero al menos, somos piedras juntas. No nos miramos, no nos tocamos. Creemos que imaginarlo basta. Basta hasta que por error, forzamos la mirada. Nos clavamos las pupilas y en una milésima dejamos de ser desconocidos. Pasamos a ser, compañeros de miradas. Aún así, seguimos juntos en este amable mundo de solitarios. Vagando por las calles de nuestra añoranza. Pintando de colores recuerdos que no existen. Creyendo palabras que no nos dijeron. Abrazando temperaturas que no hemos sentido. Vagamos hasta que por error dos dedos se entrecruzan. Sin miradas ni intentos, las huellas dactilares encajan lentamente en un craqueteo minúsculo que se desvanece con grima. Dejando un rastro de sentir y siguiendo por un olvido. Jamás es de olvidar, este mundo es mejor que los demás. Es un eco a los oídos ajenos a voces vivas, es un resplandor de luz falsa que prende y apaga un interruptor. Es mejor porque es nuestro, solitarios. Es solamente nuestro.

11/19/2011

La 'escogencia'



Estimados ciudadanos, en noticias recientes esta República se dejó de mariqueras. Si, así de sencillo. Eso de dedicarle entradas a las intensidades intensas de algún invasor externo a estas tierras, estará prohibido hasta que el nivel de contacto físico personal lo amerite.

Entre otras noticias, existe la idea de prohibir la escogencia. Pero, ¿qué es semejante cosa? La escogencia es aquel momento particular en la vida de toda mujer, joven o niña, donde se le pone a escoger. Es decir, esa situación donde se le presentan dos o tres opciones que pueden realizarse todas, pero que por el simple hecho de no querer -o permitir- que así sea, se le limita a escoger una de las opciones. La escogencia también se extiende a la aplicación personal, es decir, sin ser necesaria la injerencia de terceras personas.

La escogencia suena así:
-O toda la ropa que te compraré al viajar, o ese reloj. Tu decides. 
-Es ese carro o transporte público. 
-Sino te casas con el es como haber perdido todo este tiempo...
-No puedes tenerlo todo.
-La carrera que escojas definirá el resto de tu vida.

Este -fenómeno- poco a poco va limitando la libertad de cada persona, que lentamente -y por la escogencia basada en sus decisiones- se formará un circuito de infelicidad never-ending ya pues se pasará de generación en generación. Teniendo madres que escogieron al marido sobre sus deseos caprichosos y malcriados de montar su propio negocio, madres que pondrán a sus hijas a merced del pichirrismo de escogencia del entorno, hijas que seguidamente escogerán en modo títere sus gustos y estilos, para forjar bajo la misma tendencia sus expectativas de futuro reducidas al reducido pensar de sus padres escogedores. Seguidamente, hijas ya adultas, escogeran un futuro con decisiones más angostas y terminarán escogiendo temas de conversación en cumpleaños como el problema de humedad del clóset de sus maridos, los mejores lazos para las hijas y el piso del apartamento del nuevo vecino. 

Por supuesto, hay una escogencia que puede cambiarlo todo y escoger no tener que escoger.
 

11/07/2011

Sonidos inversos


Pronuncian palabras repetidas veces, al compás de un ritmo de guitarras, batería y triángulos. Sonabas tan triste hasta que diste hilo musical a un nuevo recuerdo. Si algo tan sencillo me hace sentir mal, tiene que haber algo más sencillo todavía que me haga sentir bien. Eres sencillo, en lo complicado de tu mundo, eres sencillo en el mio. No hablas francés, yo lo pronuncio bien, pero esto suena a Nouvelle Vague. Eres tan sencillo, que me haces escribir aquí. Mientras olvido a todos quienes conozco, a todos con quien hablo; me acompañas al supermercado. Mientras otros no piensan en mi; me trasnocho escribiendo aquí. Estos ángeles no se detienen. Non tourner tout au-dessus de moi qui perds la tete.

Followers